Irak: repudio y llamado urgente a la oración