DÍA INTERNACIONAL DE LA LUCHA CONTRA EL USO INDEBIDO Y EL TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS

26 Jun DÍA INTERNACIONAL DE LA LUCHA CONTRA EL USO INDEBIDO Y EL TRÁFICO ILÍCITO DE DROGAS

Desde la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina,  conmemoramos el ‘Día Internacional de la lucha contra el uso indebido y el tráfico de Drogas’ que cada 26 de junio se lleva a cabo por resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Por muchos es reconocido el trabajo que la Iglesia Evangélica en la Argentina  lleva adelante, no sólo en la prevención de las adicciones, sino también en la recuperación de las personas que cayeron en la trampa del consumo de sustancias.

A pesar de que podemos dar testimonio de que miles de vidas y familias fueron  transformadas y liberadas del uso de sustancias, por medio del amor y la predicación del Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, lo cierto es que el desafío es cada vez mayor.

La realidad nos muestra que cada vez más personas, sobre todo las más jóvenes y las que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad, son presas fáciles del narcotráfico.

ACIERA, que integra la mesa nacional de organizaciones que trabajan en drogadependencia, acompañó con la presencia de su Vicepresidente de Relaciones Externas, Guillermo Fernández, Diego Celli y Omar Díaz, del Programa Vida, la entrega de un petitorio para el no cierre de las comunidades terapéuticas y la promulgación de una nueva ley sobre adicciones. 

Por otra parte, es importante señalar que los padres que antes acudían a nuestras iglesias y centros de asistencia pidiendo ayuda por la amenaza que suponía que sus hijos cayeran en el consumo de drogas, hoy vienen alarmados porque sus hijos corren el riesgo de ser captados bajo amenaza, no sólo como “dealers”, sino como sicarios o “soldaditos” por la guerra entre bandas por el dominio del territorio.

Nuestra pastoral en la zonas fronterizas, sobre todo en el norte del país, ven cada vez con más frecuencia una nueva forma de trata de personas, cómo madres solteras o jovencitas son tentadas, bajo la perversa excusa de la salida laboral o bajo amenaza de sus propias vidas, o aun de la de sus hijos, a  “trabajar” como “mulas” en el narcomenudeo.

Los reportes de nuestros ministerios carcelarios que son de tanta bendición a los privados de libertad y sus familias, nos muestran que el 80% de las personas que llegan a nuestras cárceles, cometieron delitos bajo los efectos de estupefacientes o los cometieron para conseguir o distribuir los mismos. Del mismo modo, las estadísticas más recientes, nos indican que el espacio de tiempo que existe entre el inicio del consumo de sustancias y el primer delito cometido por nuestros jóvenes, es de apenas 2 años.

Lejos de amedrentarnos o desanimarnos, como Iglesia Evangélica estamos más comprometidos que nunca en ser de bendición, ya no sólo en la vida de las personas que sufren de esta problemática, sino en todos los espacios de la sociedad, haciendo aportes de relevancia en las distintas agencias estatales, foros que abordan la temática, universidades, sindicatos, ámbito laboral y empresarial entre tantos que nos consultan.

En cada ciudad, barrio o asentamiento, a lo largo y ancho de todo el país, existen grupos de voluntariados o ministerios que sirven al prójimo en la temática de las drogas. Tal es el caso de La Red Nacional Cristiana de Rehabilitación, Capacitación y Prevención de Adicciones y el Programa Vida Red que con más de 150 centros de prevención y rehabilitación brinda herramientas como el curso OSTE para la formación de operadores socio-terapéuticos.

A través de la Cadena Nacional de Oración, que fue declarada de interés nacional por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Nación, en todas las provincias del país, durante los 365 del año, nuestra pastoral y nuestros líderes se reúnen y organizan para orar con la población, con gobernantes, fuerzas de seguridad, agentes de salud y educación entre otros, en el abordaje de las problemáticas sociales.

Desde ACIERA animamos a nuestros pastores y a la Iglesia toda, a que con las mismas fuerzas y fe de siempre, sigamos luchando contra de toda clase de mal, sabiendo que por la gracia de Dios, con el bien será vencido. Romanos 12:21.

ACIERA